Download Acuarela by Ron Ranson PDF

By Ron Ranson

Show description

Read or Download Acuarela PDF

Similar libros en espanol books

La crisis colombiana. Reflexiones filosofica

Suplemento nº 1. Kant: filosofía práctica. De los angeles política a los angeles ethical / l. a. política y su devenir histórico en el pensamiento de Kant / Zoología ético-política. Notas sobre una metáfora de Kant en 'Hacia l. a. paz perpetua' / Republicanismo kantiano / "Pensar por sí mismo" y "publicidad" / Una interpretación constructivista del principio kantiano del derecho y de l. a. inspiration del contrato unique / Las pasiones y sus destinos.

Manifiesto contra-sexual

Infrequent publication: fee in USD

Reparando TV Plasma y LCD: Fundamentos, Ajustes y Soluciones

L. a. reproducci? n de im? genes a partir de paneles delgados es l. a. nueva t? cnica aplicada a los receptores de TVC y los monitores de workstation. Conocer el funcionamiento, los angeles medici? n y los angeles manipulaci? n de estos novedosos componentes es un apasionante desaf? o de l. a. electr? nica de ? ltima generaci? n. Los nuevos receptores no s?

Extra info for Acuarela

Example text

Joshua Greene cree que tiene la respuesta. Lo que pasa es que afecta a regiones distintas del cerebro. El caso 1, afirma, es lo que podríamos llamar un dilema moral «impersonal». Se aloja en esas zonas del cerebro, el córtex prefrontal y el córtex parietal posterior (en particular el córtex paracingulado anterior, el polo temporal y el surco temporal superior), principalmente implicados en nuestra experiencia objetiva de la empatía «fría»: el razonamiento y el pensamiento racional. El caso 2, por otra parte, es lo que podríamos llamar un dilema moral «personal», y llama a la puerta del centro de emociones del cerebro, conocido como amígdala: el circuito de la empatía «caliente».

Y eso puede tener sorprendentes beneficios. He presenciado unos cuantos de primera mano. A medida que pasaban los años, y al retirarse de los mercados, los dioses no miraron con tanto favor a mi padre. (Aunque él no fue nunca demasiado quisquilloso en ese sentido: figurillas de Buda, Mahoma, Sagrado Corazón, la Virgen María… todos ocuparon su espacio en la parte trasera de su camioneta de tres ruedas). Enfermó de Parkinson, y pasó en un tiempo espantosamente breve de ser un hombre capaz de hacer una maleta en diez segundos justos (una habilidad que le había resultado útil una cantidad increíble de veces) a alguien que no podía ni siquiera permanecer de pie sin sujetarse al brazo de alguien a ambos lados («en los viejos tiempos eran dos polis», decía).

Y el paso de lo impersonal a lo personal se llevaría a cabo sin incidentes. Esta distinción entre la empatía caliente y fría, el tipo de empatía que «sentimos» cuando observamos a otros, y el cálculo emocionalmente acerado que nos permite sopesar, fría y desapasionadamente, qué puede estar pensando otra persona, deberían ser como la música a oídos de teóricos como Reid Meloy y Kent Bailey. Sí, claro, los psicópatas podrían ser deficientes en la variedad anterior, la del tipo susceptible. Pero en lo que respecta al último asunto, de ese tipo que se codifica como «comprender» en lugar de «sentir», el tipo que permite una predicción abstracta y nada nerviosa, opuesta a la identificación personal; ese tipo que se apoya en el proceso simbólico en lugar de la simbiosis afectiva (esa misma habilidad cognitiva que poseen los cazadores expertos y los que hacen «lectura en frío», no solo en el entorno natural sino también en la palestra humana), entonces los psicópatas están en su propia liga.

Download PDF sample

Rated 4.15 of 5 – based on 50 votes